28/10/19

Parque Arqueológico de Carranque

El Parque Arqueológico de Carranque es uno de los tesoros de Castilla-La Mancha. Se encuentra situado a pocos kilómetros de Illescas y a menos de una hora al norte de la ciudad de Toledo. Sólo tenemos que seguir la carretera hacia el pueblo de Carranque y después seguir las indicaciones del Parque Arqueológico. La ruta te llevará por una estrecha carretera que termina justo en el aparcamiento. Un puente rodeado de vegetación es el camino de entrada a este paraje que nos lleva a un viaje en el tiempo.

Parque Arqueológico de Carranque: mucho más que una villa



Parque Arquelógico de Carranque mosaico Océano


El puente tiene algunos tablones algo endebles pero no dudéis en que es el camino de entrada, sobre el río Guadarrama y siempre a pie. No se puede acceder en vehículo. Un cartel nos da la bienvenida y sólo hay que seguir las indicaciones que nos llevan al edificio principal.

En este se encuentra la recepción de visitantes, donde comprar las entradas y en la que además hay varias maquetas que hacen más comprensible el Parque Arqueológico. Además podrás ver modelos de mosaicos romanos originales y conocer cómo se construían por estratos en un proceso de elaboración complejo.

En ese mismo edificio se encuentran un par de aulas destinadas a grupos estudiantiles de Castilla-La Mancha y alrededores que viajan hasta el Parque Arqueológico de Carranque para conocer de primera mano el modo de vida de la época y ponen a prueba su capacidad para hacer mosaicos.


Parque Arquelógico de Carranque entrada


La increíble peculiaridad de esta villa, situada en un lugar fértil ideal para la explotación agropecuaria, es que es mucho más que una explotación de este tipo, pues nos han llegado restos materiales de dos edificaciones singulares (Edificio Palacial y Mausoleo) que no solemos encontrar en otros lugares parecidos.

El primer edificio con el que nos topamos al salir del centro de recepción de visitantes es el denominado Edificio Palacial. Se trata de un espacio complejo del que no está muy clara su función principal.

Es un edificio de representación, de carácter civil y que posiblemente servía para dar la bienvenida a los invitados a la villa. Se han conservado varias columnas de mármol cuya lejana procedencia da buena cuenta del poder económico de los moradores, ya que proceden de Anatolia y tuvieron que recorrer miles de kilómetros para llegar hasta este paraje de Carranque. Y así sucede con el pórfido y otras tipologías de mármol que sorprenden en este remoto rincón.

También podemos ver los restos de un ábside en el lado opuesto al de la entrada. Podemos imaginar la importancia de estos propietarios que imitaban en las formas y las maneras a las costumbres de las grandes ciudades del Imperio.

Con el paso de los siglos a este edificio palacio se le dieron otros usos, posibles templos visigodos entre otros y muchos materiales fueron extraídos para ser usados en otras construcciones. Sin embargo, el símbolo de poder que fue este edificio es indudable.



Parque Arquelógico de Carranque Edificio Palacial


Si seguimos nuestro recorrido por el Parque Arqueológico de Carranque la vista se irá hasta la silueta norte de la Sierra de Guadarrama. Esta climatología dura y seca ha contribuido sin duda a la buena conservación de los restos arqueológicos tal y como ha sucedido con otros sitios como la Villa Romana de Almenara-Puras en la provincia de Valladolid.

El segundo edificio es el denominado Mausoleo o Edificio Funerario. A unos cien metros de la Villa en sí, a la que llamaremos Villa del Materno, se encuentra este Mausoleo que estaba destinado a acoger los restos mortales del propietario y sus familiares.

Con el ábside hacia el este y planta rectangular en el interior pudieron encontrarse varios sarcófagos de mármol. Entre ellos el denominado "de Jonás" por la temática bíblica, fechado en el siglo IV d.C. y que fue descubierto al excavar en el Edificio Palacial.


Parque Arquelógico de Carranque Paisaje


Unos metros más allá se encuentra la villa propiamente dicha, la llamada Villa de Materno, situada en paralelo al río Gudarrama, pero lo suficientemente lejos como para no sentir de pleno su humedad.

Recibe esta denominación de uno de los propietarios que se llamaba así, de lo que hemos recibido varios testimonios históricos.

Se cree que el origen de la villa se sitúa en la época del Alto Imperio, en torno al siglo III d.C. En épocas posteriores se fueron realizando añadidos que denotarían la importancia de este lugar: espacios para la molienda de la aceituna, un torcularium para elaborar vino y aceite, depósitos de aceite, zonas de pisado de uva, etc. Al fin y al cabo nos encontramos en una enorme explotación agrícola por la que incluso pasaba una calzada romana.

Materno fue el propietario de la villa a finales del siglo IV. Y así ha quedado denominada toda ella en la actualidad.



Parque Arquelógico de Carranque cartela


Gracias a las reconstrucciones en tres dimensiones y a la visita guiada que os recomiendo hacer, podemos apreciar mucho mejor cómo debía ser la Villa y sus diferentes espacios. Esta se levantó a finales del siglo IV y se descubrió gracias a un hallazgo casual en el año 1983.

Los nuevos propietarios, de finales del siglo IV d.C, enriquecieron poco a poco la villa y transformaron el edificio rural en un importante lugar en el que asombrar a los visitantes.

Dos torres flanqueaban la entrada a la zona residencia. La Villa de Materno cuenta con todos los espacios que uno espera encontrar: desde el peristilo central ajardinado al que se abren las habitaciones, hasta un impresionante triclinio o comedor o un oecus para recibir a las visitas.


Parque Arquelógico de Carranque mosaico de Aquiles y Briseida


Grandes mosaicos de temática heroica o mitológica nos llevan a través de las estancias por la iconografía grecorromana. Así, podremos ver el mosaico de Aquiles y Briseida y el dedicado a la muerte de Adonis, escena de caza en la que participan los perros del dueño de la villa: Leander y Titurus. Sabemos sus nombres porque han llegado escritos en el mosaico hasta nuestros días.

El oecus o salón principal de recepción cuenta con un mosaico dedicado a Aquiles, mientras que la fuente decorada y semicircular tiene a Océano que mira al espectador y se ha convertido en el símbolo de la Villa y de todo el Parque Arqueológico de Carranque.


Parque Arquelógico de Carranque mosaico de la muerte de Adonis con perros


Con todo esto, espero que os animéis a visitar este lugar singular, repleto de mosaicos y de columnas, de vestigios de una época tardorromana que nos legó gran esplendor en edificaciones como estas que podemos recorrer en el Parque Arqueológico de Carranque.


Datos prácticos para visitar el Parque Arqueológico de Carranque

Horarios: abierto en horario de mañanas de 9:30 a 14:30, excepto los sábados que abre hasta las 18:00. Lo mejor es comprobarlos en la web del Parque porque varían según las temporadas.

Precios: entrada general 5€ y reducida 3€. Estas se incrementan 2€ si hacemos visita guiada, muy recomendable.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES