11/6/15

Cuatro hoteles para soñar con el mar

No sé vosotros, pero yo, llegando estos días de junio, empiezo a sentir la necesidad de estar cerca del mar. Por eso hoy os traigo cuatro alojamientos cuidados, especiales cada uno de ellos, ideales para viajar en pareja o en familia y disfrutar de la cercanía, del olor, de la vista y la serenidad que da el mar. Del norte al sur de Europa y del norte al sur de España, aquí os dejo mi pequeña selección de
hoteles para soñar con el mar.


1. Hotel J en Estocolmo: está situado en una ciudad marítima y erigida sobre un archipiélago. Este hotel es un placer para los sentidos: los azules y blancos de su decoración marinera, el confort amable nada estirado de las habitaciones, el jardín que llega hasta el brazo de mar e incluso el paseo agradable en barco al centro de la ciudad, hacen del Hotel J una delicia en la bella capital nórdica.



Atardecer desde el Hotel J
El mar junto al jardín del Hotel J, en Estocolmo.

Si buscas tranquilidad, ambiente relajado y original y sentirte a un paso de la ciudad pero a la vez cerca del mar, te recomiendo este hotel. Además en verano son impagables los atardeceres eternos desde una tumbona del jardín, bien tapado uno con una manta confortable.


2. Hotel Villa Carlotta en Taormina: este pequeño hotel boutique se encuentra "colgado" sobre el mar y en plena comunión con él, como toda Taormina, como Sicilia entera. Es un lugar lleno de detalles decorativos de todo tipo, algunos muy sutiles como el aroma que se percibe en todo el hotel.


Vista desde la terraza del Villa Carlotta
Vista desde la terraza del Villa Carlotta.


Está construido para el descanso y para el goce a través de sus jardines escalonados y repletos de buganvillas, o en su piscina refrescante con una pérgola para leer en paz. El desayuno es inolvidable en Villa Carlotta, especialmente si lo tomas en la magnífica terraza que conduce tu mirada hacia el interior del mar o bien por la línea de costa hasta el cercano Etna.


3. Pazo los Escudos en Vigo: sueño de un indiano regresado de tierras lejanas, este hotel ofrece al visitante un entorno urbano, pero lo suficientemente apartado como para disfrutar de la ría de Vigo que se encuentra a pocos metros andando. Todas las comodidades que necesite el viajero están en este cuidado alojamiento y un balcón hacia el mar halaga la vista al atardecer. Aún recuerdo a Javier jugando en la playa con su padre a eso de las diez de la noche con el sol en el horizonte.



La ría de Vigo a un paso de nuestra terraza
Nuestro balcón y al lado, la ría de Vigo.

Un paseo agradable te lleva a la gran playa viguesa de Samil; un corto trayecto en autobús urbano al centro de Vigo. Los desayunos, junto al jardín y con vista al mar, invitan a la pausa, a no darse mucha prisa en terminarlos. Si quieres conjugar la cercanía a la ciudad con el placer que da tener el mar a la vista, el Pazo Los Escudos es tu mejor opción.


4. Parador de Mojácar: el menos sofisticado de los cuatro alojamientos propuestos pero quizás el más apto para ir con niños, gracias a los espacios verdes, a las piscinas de varios tamaños, a que hay habitaciones familiares y a la playa justo enfrente del hotel.



Vista desde el Parador de Mojácar
Tranquilidad al atardecer desde la terraza del restaurante
en el Parador de Mojácar.


Las habitaciones amplias y luminosas se asoman bien al jardín, bien al mar y permiten el descanso en "primera línea de playa" que es harto difícil en otros lugares más masificados de nuestra geografía. La terraza de las cenas y desayunos se habilita también para tomar algo tranquilamente sin quitar ojo de los peques que juegan cerca de allí. ¡Qué comodidad!



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.