26/1/17

Cracovia en 4 días

Cracovia nos sorprendió mucho el año pasado. Visitamos la antigua capital de Polonia, durante un largo puente a finales de mayo. El tiempo fue espléndido, incluso caluroso a ratos, y nos permitió gozar de largos paseos en una ciudad en la que parece se ha detenido el tiempo.

Hoy vuelvo la mirada a esos días en Cracovia para resumiros nuestro plan de viaje. Dieron bastante de sí y, salvo que no fuimos a visitar Auschwitz ya que íbamos con nuestro hijo de nueve años, creo que fueron unos días bastante completos.

Aquí os dejo "nuestra" Cracovia en cuatro días.


- Llegada por la noche y búsqueda del hotel.

Nuestro avión salió de Madrid a primera hora de la tarde, así que aún no había anochecido cuando aterrizó en Cracovia. Eso sí, ya se hizo de noche en el trayecto en tren a la estación central, que no estaba lejos de nuestro hotel.

De noche, ya se sabe, todos los gatos son pardos y nos despistamos un pelín (durante apenas unos minutos) antes de llegar a la Topolowa Residence, un lugar único lleno de encanto que os recomiendo un montón.

Tras dejar las maletas encontramos un sitio para cenar que nos recomendaron y ahí acabó nuestra primera y breve jornada. 


Cracovia 4 días Wawel

Día 1: 

Nos levantamos relativamente pronto para desayunar y dirigirnos hacia la Ciudad Vieja, a apenas 10 minutos andando de nuestro alojamiento. Luego por Planty, fuimos bajando hasta la altura de la Plaza  Mayor del Mercado, a la que llegamos por la parte de atrás de Santa María. No sabíamos que esta bella iglesia se visita pagando entrada, pero cuando vimos la enorme cola para comprarlas nos dimos cuenta y nos tocó hacerla y pagar, claro está.

Es la visita más bella que podéis hacer en Cracovia, así que no os arrepentiréis; de hecho, intentad que coincida con la apertura a media mañana aproximadamente del retablo de Veidt Stoss, la joya de la basílica.

Entre unas cosas y otras, era casi mediodía cuando acabamos de visitarla, así que nos fuimos hacia el Mercado de Paños, enfrente, para curiosear entre los puestos. Aunque había demasiada gente y no tardamos en marcharnos para buscar dónde comer. 

Casualmente, en una calle cercana, encontramos Polskie Smakie, un restaurante del que nos habían hablado muy bien, y allí comimos ese día. 

Cracovia 4 días Basílica de Santa María


A las 15:00 horas salía nuestro tren hacia las Minas de Sal de Wielizcka. La visita en español era a las 16:30 y queríamos ir sin agobios. El viaje fue muy corto, así que poco después de las 15:30 ya estábamos allí.

Nuestra visita guiada duró algo más de dos horas y al final se nos hizo (sobre todo al peque) un poco pesada. Es interesante y muy sorprendente conocer la historia de las minas de sal, pero creo que está algo sobredimensionado el tiempo dedicado a visitarlas. 

De todos modos recomiendo la excursión; por lo atractivo del lugar y lo único del mismo, ya que en pocos sitios del mundo se pueden encontrar unas minas así y aún en funcionamiento, de hecho se visita una mínima parte de ellas. 


Cracovia 4 días Minas Wielizcka


El regreso en tren fue algo más caótico, ya que tuvimos que esperarlo más de una hora sobre el horario previsto por algún tipo de avería. Así pues, llegamos a Cracovia algo cansados y tras una ducha en el hotel volvimos al centro histórico para disfrutar del largo atardecer y de pasear por las bellas calles a la luz de las farolas. Por cierto, había un ambientazo tremendo, todo hay que decir.


Día 2:

Este día nos pilló el toro, como se suele decir. No madrugamos excesivamente y nos fuimos hacia el Castillo de Wawel, quizás con mucha tranquilidad y parándonos a ver todos los detalles de lugares tan hermosos como la calle Kanonizka. Total, que al llegar al Castillo tuvimos que hacer una cola lentísima a pleno sol.

Nos íbamos turnando para no cocernos los tres a la vez y cuando llegamos a la ventanilla ya no quedaban entradas para algunas de las zonas del Castillo (nos quedamos con las ganas de visitar los aposentos reales). Venden muy pocas cada día y se agotan enseguida.

Aún y todo, dedicamos la mañana a visitar los distintos edificios que componen el recinto: la Catedral, el Wawel Perdido y sobre todo la magnífica "Dama del Armiño" de Leonardo. Me sorprendió que no hubiera demasiada gente para ver esta joya del arte, realmente mucho más hermosa que la sobrevalorada Mona Lisa.


Cracovia 4 días Wawel


Volvimos hacia el centro histórico dando un rodeo por la orilla del Vístula, ya que poco después de comer íbamos a un concierto de música Klezmer que tendría lugar en una sala de la calle Slakowska.

Pasamos un rato muy divertido escuchando la música de clarinete, acordeón y contrabajo, típica de los judíos ashkenazi de esta zona de Europa y llena de sonidos provenientes de diversas tradiciones.

Rematamos el día con una estupenda cena en Pod Zlota Pipa, con comida de calidad y contundencia en plena calle Florianska.


Cracovia 4 días Kazimierz


Día 3: 

Nuestro tercer día lo dedicamos al barrio judío de Kazimierz. Fuimos andando desde el hotel, circunvalando en centro histórico por los jardines de Planty. Aún pensando que ahora está bastante "turistizado", guarda cierta autenticidad y melancolía que lo hace único. La comunidad judía que vive aquí en la actualidad es relativamente reducida. Sin embargo se pueden visitar varias sinagogas a las que dedicamos parte de la mañana: la Vieja, la de Isaac o la Tempel nos mostraron en sus memoriales cómo vivían los judíos de Cracovia hasta hace no mucho tiempo y lo que supuso el Holocausto en Cracovia.

Cuando llegó la hora de comer lo hicimos en uno de los muchos restaurantes de comida kosher que hay en la zona y a las 15:00 dio comienzo el free-tour que nos llevó por rincones menos conocidos del barrio hasta cruzar el Vístula para explicarnos dónde estuvo el auténtico ghetto de Cracovia durante la ocupación nazi.


Cracovia 4 días Vístula


El calor que se había ido acumulando esos días estalló mientras visitábamos la preciosa Sinagoga Remuh en forma de tormenta primaveral. Cogimos un taxi que nos llevara al hotel para descansar y esperar que pasara el tormentón ya que así no había quien hiciera nada.

Fue buena opción pues al poco tiempo cesó la lluvia y volvimos a salir para, lo prometido es deuda, dar un paseo en uno de los muchos coches de caballos que salen de la Plaza Mayor del Mercado. Se lo habíamos dicho a Javier el primer día y le hacía mucha ilusión. 

Para cenar, unos bocatas en la chocolatería Wedel, en la misma Plaza, nos bastaron. El premio de estar en una de las ciudades de Europa fue más que suficiente.


Cracovia 4 días iglesias centro


Día 4: 

Contábamos con varias horas hasta las 5 de la tarde, cuando tendríamos que tomar el tren para volver al aeropuerto, y como nos habíamos dejado en el tintero visitar las iglesias del centro por dentro, a eso dedicamos gran parte de la mañana.

Los Dominicos, Jesuitas y Franciscanos cuentan con templos impresionantes en el centro de la ciudad. Cada uno de ellos merece un relato propio y una visita tranquila, y así hicimos. También disfrutamos de la calle Kanonizka de nuevo y entramos en una librería de lo más curiosa.

El Collegium Maius de la Universidad Jagellónica nos mostró su claustro y sus jardines apacibles, mientras que las calles de los alrededores rememoraban tiempos pasados de gran esplendor. ¡Qué bonito es este centro de Cracovia!

Comimos cerca de la Universidad y no perdonamos un café en la Plaza Mayor del Mercado a modo de despedida; es lo bueno de ir tranquilamente. Sentarse, disfrutar del buen tiempo, del ambiente y sin prisas. Un verdadero lujo de despedida en una ciudad que tanto nos gustó que no puedo dejar de recomendarla, ya que es ideal para una escapada de 3 ó 4 días.

Arte, historia, urbanismo bien conservado y un castillo espléndido; todo esto encontrarás en la bella Cracovia.


10 comentarios :

  1. Tu post me viene de perlas, porque justo estamos pensando en ir a Cracovia con la enana en una escapada esta primavera. Aunque a mi marido sí que le gustaría ir a Auswitch... Con la niña, quizá no sea muy adecuado, pero todavía es pequeña y no se entera mucho... no sé... ya veremos qué hacemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, pues genial Mª Carmen. Yo me quedé con las ganas de Auschwitz, Javier tiene 10 años y nos pareció algo fuerte para llevarlo. Eso sí, en las sinagogas de Kazimierz y en el free-tour aprendió con imágenes (menos impactantes que las del campo de concentración) lo que sucedió no hace tanto tiempo.

      Os encantará la ciudad. Y en primavera hace buenísimo (por lo menos el año pasado)

      Un abrazo.

      Cristina.

      Eliminar
    2. Es muy subjetivo lo de Auschwitz, pero pienso que puede ser para todos los públicos. A mí por ejemplo me afectó en cuanto a que me hizo pensar mucho todo el día, pero a mi pareja ni eso. Es una jornada extraña por lo que representa todo lo que ves, pero evidentemente no hay escenas explícitas. Lo duro es lo que pasó que sólo se desarrolla en la mente de cada cual a través de las construcciones que visitas y, sobre todo, el relato del guía.

      Eliminar
    3. Pues la verdad es que tienes razón, pero en su momento pensamos que a lo mejor ver los zapatos, los cabellos de los prisioneros etc. podrían impresionarle. Aunque, como digo en el post, visitamos Kazimierz y allí en muchas sinagogas habrás visto que hay fotos de cómo vivían los judíos en la época nazi. Le explicamos un poco como fue y le sorprendió que hace "nada" sucedieran esas cosas en Europa.
      La próxima vez que vayamos, que no dudo volveremos a Polonia, sí me gustaría llevarlo. La historia hay que conocerla para que no se repita, eso está claro.

      Un saludo.

      Eliminar
    4. En cualquier caso Cracovia y alrededores es muy muy recomendable. Sobre el tiempo, nosotros fuimos en tal fecha como ahora, casi primavera ¡y hacía un frío del demonio! Se ve que unas pocas semanas, entre vuestro viaje y el mío, el tiempo cambió ;)

      Eliminar
    5. Ja, ja, tuvimos suerte con el tiempo. Incluso demasiada porque haciendo cola para comprar la entrada al Castillo (lenta y tediosa con una sola persona en taquilla) estábamos "cocidos" de calor. La primavera es lo que tiene.

      Creo que es un lugar único para conocer en diferentes épocas porque también debe estar preciosa nevada. ¿No crees?

      Eliminar
  2. Muy bueno el artículo. Nosotros también estuvimos en las minas, un lugar francamente único!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Las Minas sorprenden, aunque quizás me pareció una visita algo larga...Eso sí, como dices, único en el mundo y espectacular.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Muy buena síntesis para esta bellísima ciudad... recomiendo un restaurante al que acude la gente que vive en Cracovia, es de comida típica cracoviana, está al cruzar hacia Kasimierz -el Barrio Judío- desde el castillo, se llama Kuchnia Au Doroty, o Cocina de Doroty, en la calle de los Agustinos, justo al lado del templo agustino o de Sta Catalina de Siena... no es caro, es un menú muy variado y de excelente calidad... mi platillo favorito ahí es el panqué de patatas bañado en goulash polaco...
    En la Basílica de Santa María solo se cobra entrando al frente para admirar de cerca el retablo, etc... los fieles que acuden aun servicio no pagan un solo zloti... y definitivamente, estando en el castillo hay que visitar la Catedral... de nuevo, se cobra a quienes quieren ver los mausoleos, que valen la pena... pero los fieles entran sin problema...
    Y si hay personas devotas de la Divina Misericordia, es cosa de tomar el tranvía para ir al Convento y Santuario de Sta Faustina, centro mundial de esta devoción, que además está al lado en un bello paseo, del Centro Juan Pablo II...
    Disfruten esta bella ciudad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el consejo gastronómico. Santa María es una joya y creo que merece la pena pagar por ver el retablo de cerca. En la Catedral entramos sólo a la parte accesible sin pagar ya que se nos estaba echando el tiempo encima.

      Nos quedamos con ganas de hacer un crucero corto por el Vístula, de ir a los Tatras etc. Hay tantas cosas para hacer y ver en Cracovia.

      Un saludo.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.