20/11/18

Asia Gardens Hotel & Thai Spa, mi experiencia en el paraíso

El Asia Gardens Hotel & Thai Spa de Finestrat es uno de los mejores alojamientos que podemos encontrar en la costa levantina. No lo niego, es un lugar singular ambientado como si estuvieras en Bali, pero encima de Benidorm. Lo que podría ser un pastiche asiático es un rincón refinado con una estupenda atención.

Aquí os cuento nuestra estancia en este paraíso que es el Asia Gardens Hotel.



Asia Gardens Hotel, mi experiencia


Llegar al Asia Gardens es muy fácil. Nosotros optamos por coger la AP-7 a la altura de San Vicente del Raspeig y así, en apenas dos horas desde Albacete, llegamos a Benidorm. Tras pasar unas cuantas rotondas dirección Terra Mítica, ya aparece indicado el hotel, al que se entra por otra gran rotonda con poco tráfico.

Justo en el acceso al hotel hay una garita en la que comprueban que tienes reserva. Después se abren las puertas de este pequeño paraíso.


Asia Gardens Hotel vista general


Nada más aparcar apareció uno de los muchos trabajadores del hotel para recoger las maletas, y ya dirigiéndose a nosotros por nuestro nombre. Todo un detalle de amabilidad que se agradece.

La recepción fue también ágil y enseguida nos acompañaron a nuestra habitación, que estaba situada en la misma planta de entrada.

Entrada del Asia Gardens


Una de las cosas buenas del Asia Gardens Hotel es que sus habitaciones se reparten a lo largo y ancho de muchos edificios levantados entre una vegetación exuberante. De esta manera, por lo menos en temporada baja, apenas te encuentras con huéspedes y supongo que en temporada alta, la sensación de que el hotel esté más o menos lleno será menor.

Nuestro cuarto era muy parecido a lo que yo recordaba de nuestra primera vez en el hotel hace unos diez años. Siendo la habitación más asequible, el tamaño era estupendo, con zona de estar con amplio sofá, cama comodísima y hasta una terraza para leer en mitad de una vegetación que preserva la intimidad.

El baño era grande con ducha y bañera separadas, así como con un buen surtido de productos de acogida de marca inglesa.


Unos armarios bien provistos de perchas, albornoces, zapatillas y horario de actividades en el hotel dan la idea de la cuidada atención a los detalles. Cafetera Nespresso con cápsulas de cortesía y botellas de agua, además de prensa diaria son también otros regalillos que se agradecen en cualquier hotel de esta categoría.



Habitación del Asia Gardens




Los jardines y las piscinas del Asia Gardens Hotel


Uno de los mayores atractivos de este hotel es sin duda la vegetación que lo rodea, así como sus piscinas. El apartado botánico es enorme, de hecho de vez en cuando hacen rutas explicativas de todas las especies con las que cuentan.

El amable clima de la costa de Alicante ayuda a que se mantengan en buenas condiciones especies traídas desde tan lejos como Japón. Nenúfares, "Aves del paraíso", Palo Borracho, Pie de Elefante, bambús, etc. se suceden entremezclados, creando sombras y rincones únicos con fuentes, riachuelos y piscinas.

Todos los jardines del hotel se riegan con agua reciclada

Flor en el jardín del Asia Gardens



Centros de flores en Asia Gardens Hotel


En este ambiente de verdor se suceden las piscinas, pensadas para no dar la sensación de saturación en ningún momento. De hecho, las suites cuentan con una zona de piscinas reservadas sólo a clientes alojados en ellas; ¡el colmo de la exclusividad!.

Puedes bañarte cuando el tiempo lo permite en la sucesión de piscinas infinitas interconectadas o relajarte a pesar del fresco exterior en las climatizadas a 30 grados que son las llamadas Zen y Caras de Angkor. Esta última, además está reservada al público adulto.

Piscina Caras de Angkor Asia Gardens


Yo no pude resistirme a un buen chapuzón en la piscina Zen. La salida a 15 grados se caldeaba gracias a unas estufas colocadas entre las tumbonas. La costa alicantina tiene tan buen clima que se puede bañar uno incluso en pleno invierno.

Piscina Zen Asia Gardens Hotel




El Thai Spa


En una esquina del gran complejo que es el Asia Gardens se encuentra el Thai Spa. Llegar hasta él a través de los jardines es una bonita experiencia a través de vegetación y por caminos sinuosos.

De entre todos los masajes disponibles elegimos el masaje tradicional tailandés, especialidad de la casa. Se trata de un tratamiento a base de presión y estiramientos en el que te recolocan cada articulación con movimientos controlados por las profesionales tailandesas que lo dan.

El cliente que tiene un tratamiento en el spa puede además disfrutar la zona de relajación. Esta se compone de una piscina climatizada con zona exterior e interior, además de un baño turco y un ambiente cálido y silencioso que se agradece.


Piscinas del Asia Gardens




La gastronomía en el Asia Gardens Hotel


En un hotel de estas características no pueden faltar buenos restaurantes. Los días que estuvimos, al ser noviembre, no estaban abiertos todos los establecimientos pero sí había dónde elegir. Probamos el Snack Bar junto a la piscina Zen el primer día para comer. La atención es estupenda, las hamburguesas estaban muy bien y el precio, acorde al lugar, no fue barato aunque tampoco exagerado.

Por la noche estaba abierto también el restaurante In Black, de cuidada cocina y precio elevado. Nosotros optamos por cenar los dos días en el restaurante Udaipur. Por 55€ por persona disfrutamos de un estupendo servicio y una gran selección de platos de inspiración oriental, de cocina tradicional y productos variados para todo tipo de dieta y gustos.

Restaurante Udaipur

Vista Restaurante Udaipur Asia Gardens


El desayuno, incluido en nuestra tarifa de habitación, era también exquisito y con todo tipo de opciones. Ideal para hacer la primera comida del día despacio y casi, casi no comer nada a mediodía por la gran abundancia y variedad.

Especial atención hay en el Asia Gardens Hotel hacia los niños. Tienen su propio club, que sí usamos hace años, con un barco pirata al que trepar y actividades como la de alimentar a los peces de los estanques.

Todo pensado, en definitiva, para que no haga falta salir y uno se relaje a través de los sentidos durante los días de estancia.

¿Es caro este hotel? No nos engañemos, barato no es, pero os aseguro que vale lo que cuesta y que te dan servicios de cinco estrellas con un plus de amabilidad. Siempre se pueden mirar las promociones o, como en mi caso, esperar a la temporada baja. Además, los paraísos tienen su precio, ¿no?


Si, visto todo esto, tienes ganas de darte un homenaje y viajar a este rincón asiático sigue este enlace y colaborarás con el mantenimiento del blog.


Lo mejor del Asia Gardens: lo cuidado que está, el lujo sutil y elegante y los jardines y piscinas.

Lo peor del Asia Gardens: por decir algo, podría cuidarse más la bollería del desayuno.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES