6/5/19

Fembo Haus, Museo de Historia de la ciudad de Nuremberg

La Fembo Haus, que acoge el Museo de Historia de la ciudad es uno de los edificios que más llaman la atención en los paseos por Nuremberg.

En una ciudad tan castigada durante la II Guerra Mundial y tan vinculada al nazismo, es un gusto entrar en este edificio superviviente y conocer la época de esplendor de Nuremberg: el Renacimiento. 



Visitando la Fembo Haus, el Museo de Historia de la ciudad de Nuremberg 


Febo Haus fachada


A pocos metros de la Plaza del Mercado, con su Fuente Bonita y su iglesia de Santa María, está la Fembo Haus, en la Burgstrasse o calle de la ciudad. Se encuentra en una esquina en una vía que une la Plaza con el Castillo allá en lo alto. Así que no dejarás de fijarte en ella si vas a visitar Nuremberg.

La visita conviene empezarla desde lo más alto, en una sala con vigas a la vista en la que se encuentra una gran maqueta de la ciudad a finales del siglo XV, cuando comienza su época de esplendor.

Bajando las escaleras se llega a la planta dedicada a la organización de la ciudad y a la propia Nuremberg como ciudad imperial dada su importancia. Fue una de las visitas imprescindibles para los emperadores del Sacro Imperio Romano-Germánico y podremos ver una réplica del trono que esperaba al emperador cuando llegaba hasta allí.

El Consejo de la Ciudad gobernaba Nuremberg desde el siglo XIV y a él tenían acceso únicamente las familias más importantes.

También podremos conocer los oficios más importantes desarrollados en la ciudad y cómo fue adquiriendo cada vez más importancia tanto mercantil como artesanal. La manufactura de relojes, o el desarrollo de la imprenta fueron esenciales en la bonanza económica de la ciudad.

Fembo Haus Salón de la Familia


Tras conocer la organización de la ciudad y su importancia dentro del Imperio, pasaremos a visitar las estancias históricas. Fue construida por un mercader de origen holandés en torno a 1591 y más adelante un importante señor local añadió elementos y decoraciones para hacerla un lugar único.



Fembo Haus retrato "conocido"


¿Os suena la cara del caballero de la foto? No os diré a quién me recuerda, pero si todos tenemos un doble, el señor en el que pienso lo tuvo en el Nuremberg del Renacimiento. ¡Qué cosas!


Entre las estancias históricas más destacadas está el "Salón de la Familia" que data de 1600 y la estancia más antigua conservada la ciudad de Nuremberg. Está espléndidamente panelada y tiene un bonito artesonado en el techo. Se usaba únicamente para recepciones a invitados especiales o en ocasiones de celebraciones familiares. Se situaba en el segundo piso y las habitaciones de uso más corriente se encontraban en el primero.


Hoy, además, podemos ver partes de otras mansiones que se trajeron a la Fembo Haus para salvarlas tras los destrozos de la Guerra Mundial. Es el caso de la llamada "Habitación bonita" de la Peller Haus, se desmanteló antes de la II Guerra Mundial para preservarla; gracias a eso hoy podemos verla en la Fembo Haus. Su propietario, Martin Peller, fue uno de los más ricos comerciantes de Nuremberg.

Fembo Haus techo Habitación Bonita


El antiguo "Salón de Baile", en el edificio anexo e interconectado con Fembo Haus, cuenta con impresionante techo con casetones y pinturas dedicadas a la "Metamorfosis" de Ovidio. Estos paneles son de autor anónimo y proceden de finales del siglo XVII.

Fembo Haus Museo Ciudad de Nuremberg cocina


Con una luz y unos colores que me recordaron los interiores de Vermeer, pasamos desde el Salón de Baile a la Cocina.  Esta era una importante estancia en la que trabajaban muchas personas bajo la dirección de la señora de la casa.

En ella se sacrificaban y cocinaban animales, se hacía mantequilla, queso e incluso jabones y velas. También se conservaban los alimentos, bien en vasijas, bien colgándolos y ahumándolos para su mayor duración.

Fembo Haus Museo Ciudad de Nuremberg cocina de cerca


No podemos terminar sin mencionar el impresionante techo de estuco realizado a finales del siglo XVII por el artista italiano Carlo Moretti Brentano. El entonces propietario de la casa, Christof Jakob Behaim, dedicó un gran presupuesto para la remodelación en gustos barrocos italianizastes de la casa que su mujer, Maria Pellerin, aportó al matrimonio (la Fembo Haus).

Así, hoy podemos ver este suntuoso espacio en el segundo piso y volcado a la calle, preparado para recibir y dejar con la boca abierta cientos de años después.  El tema constante de este techo de impresión es el amor y la amistad.



Fembo Haus Museo Ciudad de Nuremberg estucos



Y hasta aquí el recorrido por un museo-casa histórico y muy bien conservado que nos muestra el pasado renacentista y esplendoroso de la ciudad de Nuremberg: ¿te animas a visitar Fembo Haus?


Datos prácticos para visitar Fembo Haus, el Museo de Historia de la Ciudad de Nuremberg

Horario:

De martes a viernes: de 10:00 a 17:00

Sábados, domingos y festivos: de 10:00 a 18:00

Lunes cerrado excepto durante el Mercado Navideño.

Precio:

Entrada entera: 6.00€

Reducida: 1,50€

Gratuito con el Nuremberg Pass

4 comentarios :

  1. Qué chulada de techos y la cocina está perfecta, te imaginas a cualquier personaje de época trajinando por allí :) todavía no conozco Nuremberg y le tengo ganas, las ciudades alemanas siempre son un descubrimiento de monumentos, historia, comer y beber bien y hace mucho que no voy, a ver si le pongo remedio pronto, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, es tan bonita que dan ganas de ponerse a cocinar y te puedes imaginar el trabajo duro que se hacía allí.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Yo visité este museo en Navidad y aunque el edificio mantiene su belleza las exposiciones pasan a un segundo plano en algunas estancias ya que en todo el museo se organiza un mercado navideño de artesanos. Así que ese cuadro de Fernando Fernán Gómez ni lo vi jejejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je...¡lo has pillado! Está total, eh? Es propiamente él, 500 años antes. Pues la casa es muy interesante sobre todo porque es de los pocos edificios que permanecieron en pie tras los bombardeos de la IIGM.

      Un abrazo.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES