19/9/19

Hotel Katajanokka, Helsinki

Escapa de lo ordinario, ese es el lema del Hotel Katajanokka de Helsinki y ¡vaya si consiguen que te encuentres en un lugar único cuando te alojas en él!

Dormir en una antigua prisión, reconvertida en alojamiento hace pocos años, es cuanto menos una experiencia diferente que ha enriquecido los días pasados en la capital de Finlandia.


Dormir en el Hotel Katajanokka



El hotel de hecho está en uno de los edificios con más historia de Helsiki. Esta joven capital nórdica (hace apenas dos años cumplieron 100 años como país) está formada por innumerables islas y en una de ellas, Katajanokka, se encuentra el hotel.

Se sitúa a apenas 10 minutos de tranquilo paseo desde Esplanadi, el centro de la ciudad, en un barrio que en su momento fue de pescadores y que en el siglo XX comenzó a edificarse con estilo modernista formando un bonito conjunto.

El edificio se levantó en el año 1837 con apenas 12 celdas y una iglesia que es la segunda más antigua de la ciudad. De hecho esta última sigue funcionando como capilla para celebraciones y está bastante solicitada. 



Hotel Katajanokka edificio


El exterior del hotel guarda toda la severidad de la antigua cárcel pero el jardín verde que lo rodea no es privativo de éste y puedes ver a los vecinos que pasean a los perros, a gente leyendo en sus bancos y a niños rodando por el terraplén de hierba. Además, en un rincón tienen hasta un pequeño huerto que sirve al restaurante.

En 1888 se edificó el resto del edificio en ladrillo rojo y llegó a albergar 164 celdas por las que pasaban los presos preventivos y en espera de juicio. Se construyó en el llamado estilo de Filadelfia con un pasillo central del que salían corredores con varias alturas; contaba asimismo con una pequeña sección dedicada a mujeres, varias celdas de castigo y hasta consulta de dentista.

Fue uno de los primeros edificios de la ciudad en contar con calefacción central y luz eléctrica. Y así, con un montón de avatares, continuó su función de cárcel hasta el año 2002.


Hotel Katajanokka corredores


En el año 2006 comienza la transformación en hotel dejando los muros exteriores, los corredores, detalles de forja de puertas, escalones y barandillas, la iglesia, grafitis de las paredes, etc. Todos estos elementos de marcado carácter carcelario combinan estupendamente con la decoración en colores neutros, grises y con algún toque de color y el cálido confort de las habitaciones.


Hotel Katajanokka habitación


En 2007 abrió como hotel y hace dos años, para celebrar el décimo aniversario ,se redecoró dotándole de toda una serie de detalles que lo han convertido en uno de los hoteles más cuidados de Helsinki.

Nuestra habitación se encontraba en la planta baja, con una ventana que se abría al jardín. Era bastante amplia, ya que al ser triple se situaba en una de las antiguas habitaciones de los funcionarios de la prisión. Las habitaciones dobles se han creado a partir de dos de las antiguas celdas, conservando las ventanas altas y enrejadas y añadiendo otras más accesibles.

El suelo de madera está cubierto por mullidas alfombras de diseño finlandés; los puntos de luz le dan calidez y comodidad y las antiguas fotos que adornan las paredes te llevan cien años atrás al barrio de Katajanokka.

Detalles de bienvenida como agua embotellada (aunque el agua de Helsinki está rica), zapatillas y productos de acogida bio, se agradecen.

Ningún ruido entra para perturbar el sueño en una zona tranquila de la ciudad, y la espesa cortina impide que pase la luz antes de tiempo.

Hotel Katajanokka corredor


El personal del  Hotel Katajanokka es muy amable, habla perfecto inglés y en todo momento está dispuesto a resolver tus dudas. De hecho el concierge Sanni nos guió por las antiguas celdas de aislamiento, de detención grupal, etc. contándonos algunas de las muchas anécdotas de esta antigua prisión que hoy conserva todo su carácter.

La hora del desayuno es también muy especial ya que se sirve en el sótano en mesas antiguas y rayadas por el uso que extrañamente dan sensación de calidez. Perfectamente mostrado al huésped, puedes elegir entre gran cantidad de productos de desayuno continental, además de especialidades finlandesas y productos regionales como los quesos, el salmón, los frutos del bosque, etc.



Así pues, si quieres escapar de lo ordinario y alojarte en un edificio histórico a la vez que singular, te recomiendo que reserves este hotel en tu futura visita a Helsinki. No te arrepentirás de entrar en esta prisión.

Un lugar único para los que gustamos de elegir alojamientos singulares y bien situados. Si lo tuyo es estar en un entorno de naturaleza, de la misma propiedad es el hotel Rantapuisto; en otra ocasión no me lo perderé.

Lo mejor del Hotel Katajanokka: su encanto carcelario, conseguido a través de una hábil recuperación de interiores.

Lo peor del Hotel Katajanokka: si no te gusta este tipo de edificios o eres aprensivo a lo mejor te puedes agobiar.

2 comentarios :

  1. A nosotros nos encantó, pero mi hija, la verdad es que lo pasó un poco mal. Le dio angustia saber que fue una cárcel! Supongo que cosas de niños!

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, ¿cuánto os costó con desayuno? Nosotros no lo cogimos porque tuvimos que salir muy temprano y aún no estaba abierto el restaurante, así que solo cogimos la habitación.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES