28/9/20

Visitar Córdoba: 10 experiencias imprescindibles

Visitar Córdoba es siempre un placer. La capital andaluza es destino obligatorio para muchos tipos de viajeros: gastrónomos, amantes de la historia y del arte, curiosos o simplemente los que necesitan parar y pasear entre tanta belleza.

En el regreso de nuestras vacaciones gaditanas hemos pasado una noche en Córdoba, sólo una, pero nos ha servido para reencontrarnos con la ciudad con pocos visitantes y aún más hermosa de lo que recordábamos. 

Aquí os desgrano esos lugares que no os podéis perder en la ciudad califal.



Visitar Córdoba en 10 experiencias imprescindibles




Visitar Córdoba torre Mezquita



1. La Mezquita-Catedral

Lo queramos o no, la Mezquita-Catedral o Mezquita a secas es reina y señora de la ciudad de Córdoba. Esta joya del arte andalusí en un edificio vivo que siempre encontraréis en movimiento de estudiosos y arqueólogos, de restauradores e historiadores. 

Nosotros hicimos una visita guiada en Córdoba (que incluía la Mezquita-Catedral) con ArtenCórdoba, empresa especializada en tours realizados y guiados por historiadores; esto para mi es un plus obvio ya que no sólo te van a contar lo habitual sino que la visita va ganar en interés.

Antonio nos mostró con la pasión propia de un cordobés las distintas fases edificativas de la Mezquita, nos habló de las vicisitudes por las que atravesó, la intrahistoria menos conocida entreverada por la historia y el arte imprescindible para comprender el espacio de la Mezquita. 


Visitar Córdoba mezquita


No debemos olvidar en toda visita a la Mezquita la parte central y cristiana de la misma, mandada edificar por Isabel la Católica y que, si no fuera porque se encuentra en el medio de una obra excepcional, sería por sí misma magnífica. El Gótico isabelino, el arte renacentista y el Manierismo se unen en este espacio singular en el que hay que pararse. 

Visitar Córdoba catedral



2. El Alcázar de los Reyes Cristianos

Otro lugar imprescindible al visitar Córdoba es este Alcázar, edificado cerca del Guadalquivir por orden de Alfonso XI en torno a 1328. Sus paredes acogieron a Pedro I El Cruel, a los Reyes Católicos y hasta a la Inquisición. Después fue cárcel, atarazana y también almacén. 

Sus jardines, justamente famosos, nos llenan de ese embrujo elaborado a base de historia, olores y sonidos a agua que cae en las fuentes. Pura evocación. 


Visitar Córdoba Alcázar Reyes Cristianos



3. Los vestigios romanos

Córdoba fue capital de la Bética y su época de máximo esplendor tuvo lugar en el siglo I d.C. Así pues no nos debe extrañar encontrar restos romanos en los lugares más inesperados. Así, el Templo Romano que hay justo al lado del Ayuntamiento (edificio moderno y bastante feo, por cierto, en una ciudad llena de obras singulares).

En el Alcázar antes mencionado encontramos grandes mosaicos recuperados de excavaciones realizadas en la Plaza de la Corredera: Polifemo y Galatea, Cupido y Venus o la Medusa nos miran desde las paredes de este edificio que tantos usos ha tenido. 

También espacios privados como nuestro hotel, el Hospes Palacio del Bailío, cuentan con restos romanos. En el caso de este alojamiento, posiblemente el más bonito de Córdoba, podemos contemplar los restos de una domus romana desde el patio con trampantojos barrocos. ¡Qué cosas!


Visitar Córdoba mosaico en el Alcázar



4. La Judería

No se trata de un espacio especialmente grande, y curiosamente, frente a otras juderías situadas en el extramuros de las ciudades, se sitúa a escasos pasos de la Mezquita. Recorrerla es un placer y más en estas circunstancias extrañas que vivimos, ya que la enorme afluencia de turistas que la recorren ha bajado sustancialmente. No te pierdas sus plazas, sinagoga, estatuas y detalles. 


Visitar Córdoba sinagoga



5. Las plazas

No hay ciudad hermosa sin plazas y así al visitar Córdoba enseguida nos vamos encontrando sin querer multitud de plazas. De nombres evocadores, grandes o recoletas, las plazas cordobesas invitan a pasear por ellas, a sentarse un rato o a averiguar el por qué de esos nombres. Las Tendillas, Corredera o Capuchinos son imprescindibles en toda visita cordobesa, no te las pierdas.


Visitar Córdoba judería 


6. La gastronomía


Es imposible comer mal en toda Andalucía (y en toda España), así que disfrutar de la gastronomía cordobesa es casi una obligación. En esta ocasión hemos tapeado y compartido platos en distintos establecimientos como son el restaurante Arbequina del Hospes Palacio del Bailío o en el tradicional Casa Pepe de la Judería. 

Clásicos como el rabo de toro, los flamenquines o el salmorejo no pueden faltar aunque sea revisados y reinterpretados. El vino con DO Montilla-Moriles y el aove deben también estar presentes al visitar Córdoba. 


7. Museos singulares


La capital cordobesa cuenta con un buen puñado de museos especiales, de esos que te llevas un gran recuerdo a través de los años. Os recomiendo tres de ellos: el Museo Julio Romero de Torres que nos acerca a la figura de este pintor que cantó a la belleza de la mujer cordobesa de una manera tal que ha permanecido en el imaginario colectivo. 

El Museo de Bellas Artes de Córdoba, situado en el antiguo Hospital de la Caridad, guarda sobre todo fondos procedentes de diferentes conventos desamortizados en 1835 y 1868.

El Palacio de Viana no es en sí un museo, pero merece mucho la pena al posibilitar conocer un palacio que guarda doce patios singulares. 




8. Iglesias Fernandinas

Córdoba fue reconquistada por el rey Fernando III "El Santo" quien ordenó levantar innumerables iglesias que hoy se agrupan en una ruta. San Agustín, Santa Marina o San Andrés son sólo algunas de ellas. Merece la pena tomarlo con curiosidad e ir descubriéndolas poco a poco en nuestros paseos cordobeses. 



9. Medina Azahara


La ciudad palaciega construida por Abd al- Rahman III en el año 940 se levanta cinco kilómetros de lo que fue la muralla de la ciudad. El alcázar,  la residencia privada del califa y la mezquita son sólo algunas de las edificaciones que poco a poco van saliendo a la luz.

Su corto periodo de vida y esplendor ha contribuido a mitificarla, ya que en el año 1013 fue abandonada por sus gobernantes y saqueada. Es visita pendiente y excusa perfecta para volver a Córdoba. 





10. Los paseos a cualquier hora



Si la sobremesa cordobesa puede ser excesivamente cálida, las bondades del clima de la zona hacen que visitar Córdoba durante todo el año sea un placer.

Este año extraño de 2020 se ha trasladado la fiesta de los Patios al mes de octubre para evitar el agostamiento del verano en las plantas y poder disfrutar de estos espacios privados y cuidados en su máximo esplendor y con las medidas de seguridad propias de nuestros días.

Uno de los mayores placeres viajeros de este verano ha sido sin duda callejear a la caída del sol, casi sin rumbo y llegar, sin querer, a la Mezquita ya iluminada. Puede ser buena idea hacer un free tour en Córdoba como inicio para conocer la ciudad y luego ya profundizar en ella según los días que tengamos disponibles. 

La magia de la ciudad está ahora presente en cada esquina aunque echemos de menos el bullicio de otras ocasiones.


Visitar Córdoba patio



Booking.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES