23/10/20

Visitar Puerto de Vega

Siempre es un placer volver a Asturias y visitar Puerto de Vega entra de estos placeres únicos de estas tierras. Este verano hemos tenido el gusto de pasar unos cuantos días en esta localidad del occidente asturiano y no puedo dejar de recomendároslo. Un lugar ideal para desconectar, respirar el mar, también comerlo, pasear y en fin, reencontrarnos con la paz que sólo lugares así te puede dar. 

Aquí van nuestras recomendaciones para visitar Puerto de Vega.



Visitar Puerto de Vega


Visitar Puerto de Vega: ideas para disfrutarlo





1. Conocer el puerto de Puerto de Vega

Parece una redundancia pero el lugar de referencia de Puerto de Vega es su coqueto puerto pesquero al que llevan todos los pasos al ir por sus calles. 

Lo hemos disfrutado a muy diversas horas ya que estuvimos seis días en Puerto de Vega y fuimos al puerto al atardecer, a mediodía, de noche con lluvia etc. Ver los barcos que entran y salen, los críos del lugar (o visitantes habituales de verano) tirándose al agua desde uno de los muelles o reparar en los nombres y colores de los barcos es un verdadero placer. 







2. Recorrer sus calles en cuesta y acercarnos a su pasado ballenero

En un breve paseo desde el hotel La Sobreísla, en Soirana a 15 minutos andando del pueblo, estábamos en Puerto de Vega. Hicimos dos recorridos diferentes en esos días, bien por la acera junto a la carretera, bien por la senda costera. Este último camino es más largo y mucho más bonito ya que vas tocando con una mano el mar y con la otra el verde de los prados, de los helechos o de los bosques. 

Sea como sea tu recorrido y vayas desde donde vayas, déjate ir por las callejuelas en cuesta. Es sin duda la mejor manera de descubrir Puerto de Vega. Te encontrarás sorpresas como la casa donde murió Jovellanos, al que se le dedica un busto, o el bonito mirador de la Riba. 

El pasado ballenero de Puerto de Vega cuenta en este mirador con varios recordatorios: una costilla de una ballena, el primer contrato ballenero que data de 1608 y hasta un antiguo arpón utilizado para la caza de cetáceos. También hay un manifiesto para querer, cuidar y proteger el mar y las ballenas firmado por los niños de Puerto de Vega. Los tiempos han cambiado y estos enormes animales son ahora seres protegidos y en peligro de desaparecer. 



Visitar Puerto de Vega




3. Visitar la Lonja

El curioso edificio bicolor de la lonja de pescado de Puerto de Vega data del año 1828 y tiene aires de iglesia con la espadaña que lo corona y la dedicatoria a la Virgen. Pertenece a la ruta "Saboreando el mar" del programa "Saboreando Asturias" y organiza visitas guiadas a la lonja, la subasta de pescado y el aula didáctica. 

Hay que llamar previamente y concertarla. No lo hicimos y yo me quedé con las ganas. Siempre me han llamado la atención las subastas de pescado cuando las veía de niña en distintos destinos de vacaciones. 

Visitar Puerto de Vega lonja




4. Acercarte hasta sus dos iglesias


Dos iglesias dominan Puerto de Vega. Caminando desde La Sobreísla (nuestro hotel) por la senda costera, se llega tras un paseo entre acantilados al Campo de la Atalaya, el punto más alto de la localidad.

Allí se encuentra la capilla del mismo nombre, fue pagada por los pescadores en 1605 para buscar protección de la Virgen en un punto desde el que se domina el mar y se avistan los barcos. Observa su marinera veleta y pasa al interior, sencillo y con múltiples referencias marineras. 


Visitar Puerto de Vega



Justo por el otro lado del pueblo se encuentra la bonita iglesia parroquial, Santa Marina,  que en agosto sólo abría a la hora de misa. Un día al regresar de una excursión la encontramos abierta y aprovechamos para visitarla ya que el interior es maravilloso. Cuenta con magnífica colección de retablos rococós en torno a 1749. Fue la última morada (hasta su traslado a Gijón) de los restos de Jovellanos, quien murió en la villa en 1811.





5. Pasear por la Senda Costera Naviega


La Senda Costera Naviega recorre en paralelo al Cantábrico el camino que va desde Navia (la capital del concejo) hasta la playa de Barayo. Nosotros la recorrimos en parte, siempre partiendo de nuestro hotel. ¡Qué puedo decir de este camino singular! Pues que nos encantó, próximamente os contaré más porque realmente lo merece. 


Visitar Puerto de Vega






6. Ir a alguna de sus playas


Si antes mencionaba a Barayo, de la que parte la Senda, que es Paisaje Protegido y cuenta con un sistema dunar, nosotros fuimos andando por la senda hasta Frexulfe. Con sus 800 metros de longitud, es la más grande del concejo y cuenta con una arena finísima y un paisaje verde espectacular rodeándola. 





7. Conocer la vida cotidiana en el Museo Etnográfico y en Historias del mar


Ambos espacios expositivos están juntos y por un lado podrás conocer los útiles de trabajo de herreros, ebanistas, costeros etc en el museo "Juan Perez Villamil".

Por el otro, la exposición "Historias del Mar" es parte del recorrido del Parque Histórico del Navia dedicado a la vida de los pescadores del occidente asturiano. Visitándolo podremos conocer los distintos aspectos relacionadas con la vida del mar y hasta escuchar las palabras de las mujeres rederas. 






8. Disfrutar del mar en la mesa

Si ya hemos conocido el mar desde el punto de vista de los pescadores, de la lonja y de las playas, sólo nos queda probar todos estos sabores en alguno de los estupendos restaurantes de Puerto de Vega. Parece mentira que haya tantos locales estupendos en una localidad tan pequeña. El "Mesón El Centro" y  "La Marina" fueron los dos restaurantes que frecuentamos los días pasados allí. 








9. Descansar

¿Por qué siempre parece que hay que hacer "algo"? Si no nos movemos de un lugar o hacemos visitas sin descanso da la sensación de no aprovechar las vacaciones. Craso error, ¡qué gusto da no hacer nada!
Mirar el horizonte desde el jardín, respirar verde tras tantos meses de encierro y asfalto da mucho gusto. Es algo sanador y en Puerto de Vega de esto saben mucho. 








10. Contemplar sus atardeceres únicos


Y enlazando con el punto anterior mirar el atardecer desde cualquiera de los lugares de Puerto de Vega es maravillarse. Así lo hacíamos desde el hotel siempre que podíamos, pero también nos pilló uno recorriendo la Senda Costera y algún otro en el puerto. Da igual el lugar, te va admirar sea donde sea.
Está claro que Puerto de Vega es un lugar que nos ha cautivado y nos dio energía para afrontar estos tiempos. Siempre se está bien en Asturias, ya tenemos ganas de volver. 


Visitar Puerto de Vega






No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES